Bienvenidos a Colombia

Poesía Gonzalo Márquez Cristo

31/07/07 Gonzalo Márquez Cristo obtuvo el Premio Internacional de Ensayo Maurice Blanchot.

El poeta colombiano se impuso con su trabajo titulado “La pregunta del origen” entre 243 textos enviados de 14 países, en el concurso realizado en homenaje al centenario del nacimiento del ensayista francés Maurice Blanchot, organizado por la Asociación Pensamiento Libre. Su ensayo fue elegido por un jurado internacional conformado por el reconocido escritor y crítico peruano Julio Ortega, el profesor español Manuel J. Sánchez (quien ha sido catedrático de las universidades alemanas Ruprecht-Karls y Tübingen), y por el narrador venezolano Jorge Gómez Jiménez (director del periódico Letralia); por poseer: “Una gran capacidad reflexiva que aborda territorios inéditos sobre el tema del espíritu trágico, unida a una escritura estremecedora y poética, que deja traslucir el alto compromiso de su autor con el pensamiento y la palabra” (Manuel J. Sánchez). El jurado concedió una mención al texto Tiempo lineal del argentino Franco Villa.

Su biografía literaria Nació en Bogotá (Colombia) en 1963. Ha publicado los poemarios Apocalipsis de la rosa (1988), La palabra liberada (2001), la antología Liberación del origen (2003) y Oscuro Nacimiento (Mención concurso nacional José Manuel Arango, 2005); la novela Ritual de títeres (ganadora de Beca Colcultura 1992); y El Tempestario y otros relatos (1998). En 1989 participó en la fundación de la revista Común Presencia (reconocida con Beca Colcultura a mejor publicación cultural de Colombia), de la cual es su director. Es creador y coordinador de la colección internacional de literatura Los Conjurados, actualmente distribuida en cinco países. Dirige el Día Mundial de la Poesía instituido por la Unesco, en su versión colombiana.

Gonzalo Marquez

FOTO: Indira Restrepo

Varios de sus poemas y relatos han sido traducidos al inglés, francés, árabe, italiano, alemán, portugués y braille; y han aparecido en 19 antologías. Su obra ha sido comentada por importantes poetas y pensadores de nuestro tiempo como: E.M. Cioran, Roberto Juarroz, José Ángel Valente, Fernand Verhesen, António Ramos Rosa, Alfredo Silva Estrada, Claude Fell, Roger Munier, Olga Orozco, Antonio Gamoneda, Eugenio Montejo, Claude Michel Cluny, Martha Canfield, Franco Volpi, Jorge Rodríguez Padrón y Marco Antonio Campos.

(Ver algunos de sus poemas o comentarios sobre su obra en el siguiente vínculo: http://gonzalomarquezcristo.blogspot.com/)

Ha participado en Encuentros de Poesía o dictado conferencias en más de una veintena de países. En los años 2005 y 2006 fue finalista en el concurso nacional de literatura Libros y Letras elegido por votación de los lectores. Actualmente prepara un libro de reportajes a grandes escritores y artistas contemporáneos. http://premiomauriceblanchot.blogspot.com/

Gonzalo Márquez Cristo
comunpresencia@yahoo.com
Cra 10 No. 65 - 77 Piso 4
Tel: 255 04 78
Bogotá, Colombia

EL NOMBRE DEL GRITO

Crees tanto en la sed: en la vida... En lo invisible. Duermes
de cara al oriente. Te purificas en el peligro. En los libros
delatas al tiempo como a un pájaro disecado.

En el bosque una encina te sigue. La luz te nombra. Cuando
eliges el rumbo del dolor alguien te da un sorbo de agua.

Deseas: esperas siempre equivocarte. Asumes la tiranía del ojo
llamada viaje y a veces con un rostro logras curar tu frío.

Sabes de un paraíso que nunca será memoria.

Asistes a la mascarada de la sobre vivencia aunque un ecuador
lejano y voraz atraiga tu vuelo. Así logras persistir.

Tus palabras caen como puñados de tierra sobre un cuerpo
desnudo.

Aquí comienza el instante. ¿Quién clama? ¿Quién responde entre
la sangre? ¿Quién descubre su sombra incandescente?

¡Que el grito siempre pueda detener la herida..!
¡Que el lenguaje alcance para no morir.

Arriba

GENESIS

Para sobrevivir nos arriesgamos a la memoria, nos entregamos
al vacío.

Ya conocimos el ave de rapiña del viento y la serpiente del
agua. El silencio jamás volverá a separarnos.

Regresamos al sílex, escuchamos la oración del fuego.
Emprendemos el numinoso sobresalto. Vivimos la voracidad de
los hallazgos y el juego espectral del deseo.

El único fruto del árbol al que no podemos renunciar es a su
sombra. Sufrimos la persecución de la primavera –y fue allí
donde la palabra se hizo verde.

Lo que más dura es el instante, lo que más oculta es la luz.
Cuando se interrumpe el tiempo alguien decide nacer.

Arriba

PALABRAS PERDIDAS

Alguien descifra la escritura de la lluvia y sin embargo no
puede escapar.

Un alud de imágenes nos extravía la palabra; acudimos al grito
y al llanto, a veces a la indiferencia, pero sabemos que
necesitamos de la guerra para ser inocentes.

Todo lo ha ofrendado la ceniza.

Desde que desterramos a la noche desaparecieron las más
profundas alianzas y nuestros perseguidores pueden
encontrarnos.

Una herida siempre recuerda la vida, todo nacimiento procede
de su túnel. Un árbol arde en nuestros ojos de agua.

La verdad –es decir lo prohibido–, impone su reino de
terror... y hemos decidido habitarlo con las manos
entrelazadas.

Creímos que la poesía nos enseñaría a morir...

Persistimos... Con frecuencia hacemos la extraña sonrisa del
miedo. Si huimos, la soledad convertirá a alguien en víctima.

Por eso la palabra se pasa de mano en mano para construir una
morada invisible.

A veces para sobrevivir renunciamos al conocimiento.

Y cuando todos duermen escribimos... Pero un poema es el fósil
de un sueño, el cadáver de un dios...

¿Aún podremos salvarnos?

Arriba

RESTITUCIONES

Pretendo que todo lo perdido se convierta en poema.

Las heridas como los huracanes tienen nombre. Y aunque ignoro
por qué a mi alrededor nacen los abismos, desde el origen fui
mancillado por la felicidad, por su cima inclemente.

Las invasoras restas del recuerdo. La pugna de la raíz. La
antigüedad del silencio...

No pongo flores en el cementerio del sueño, pero continúo a
pesar de todas las arenas movedizas del espíritu.

La culpa que no te deja partir es el amor.

Pero ahora la niebla, la lluvia, la ausencia...

El desequilibrio llamado belleza, la terrible orfandad de lo
sagrado, la rosa ígnea que me guía en la desesperación...

Sé que el camino terminará por encontrarme.

Como todo lo que se hace visible para morir.

Arriba

Los poemas aquí incorporados son propiedad de sus autores o herederos.

Fuente:

Gonzalo Marquez Cristo

Paute con Nosotros

www.todacolombia.com

Clic Aqui